Papel Pintado Barroco

por página
Mostrando 1 -12 de 62 productos
Papel Pintado Económico presenta una sección repleta de papeles pintados barroco. En este espacio se incluyen todos los revestimientos para pared recargados y con una esencia implícita que recuerda al estilo barroco. Recordamos que este estilo pictórico, arquitectónico y escultórico se caracterizaba por una ornamentación ostentosa, con grandes columnas cuyos capiteles corintios rebosaban volutas y decoraciones florales. Un estilo refinado, ornamentado y con ciertos tintes clasicistas y que cuya finalidad no era otra que la del impacto realista. Pues bien, estas son las características, ni más ni menos, de los papeles pintados barroco. Unos papeles para pared llenos de decoraciones ilustrativas, de brocados, de damascos y de volutas que nacen y se expanden por todo la pared, creando un estilo lleno de vida, realista y enrejado, difícil, enrevesado. Unos fondos llenos de hojas y de un desequilibrio exquisito y unos efectos forzados, y en los lisos pliegues y movimiento, todo lo real es protagonista en los papeles pintados barrocos. Los medallones y camafeos se adueñan de los papeles pintados con un estilo natural y siempre acompañados con ornamentos florales. En este grupo encontrará todo lo que tiene que ver con lo recargado y lo excesivamente ornamentado pero manteniendo un estilo y un saber propio del estilo barroco. Otro de los motivos que se adentran en los papeles pintados barroco son los medallones clásicos unidos con collares finos, casi imperceptibles y que dotan de armonía y cadencia a estos revestimientos. Las enormes flores clásicas inundan también estos papeles pintados barrocos con un toque clásico y sofisticado. En cuanto a los colores, los revestimientos barrocos se caracterizan por la combinación de los claros y oscuros típicos del barroco de Velázquez, ofreciendo una paleta de colores sombría, clásica y con preponderancia de ocres, burdeos, crema y negros. A veces se escapan tonos rojizos, verdosos y morados, que dan una pincelada de diferencia. Como en los damascos, en los papeles pintados barrocos sobresalen los tonos dorados por encima del resto de los colores de la paleta.